POLICIALES

En la noche del sábado, en las inmediaciones de la esquina de las calles Pellegrini y Maipú, se presentó la Policía ya que se desarrollaba una gresca de proporciones entre jóvenes. La misma fue inmediatamente disuelta, pero un momento después, sorpresivamente, un menor de quince años arrojó una piedra contra un oficial del Gabinete de Prevención de la Comisaría Primera, causándole una seria lesión en el tabique nasal.

Inmediatamente se procedió a la aprehensión de tres muchachos de 15 años y uno de 18, ya que quisieron agredir a los agentes del orden. El oficial herido fue trasladado al hospital San Felipe para un control médico, dictaminando los facultativos que presentaba fractura de tabique, lesión caracterizada como grave.
Resistencia y lesiones
Se hizo cargo del caso la Fiscalía del Joven de turno, encausando a uno de los menores como “resistencia a la autoridad y lesiones graves”, dando cumplimiento a los recaudos legales de rigor.
No por repetidos dejan de dar sorpresas los operativos «Nocturnidad» que despliegan las fuerzas policiales durante los fines de semana. El número de automóviles secuestrados porque sus conductores sobrepasaron el límite de alcohol en sangre, es llamativo: quince. Además de sumaron dos motociclistas a los que se les incautaron sus rodados.
El dispositivo de seguridad montado por la Policía bonaerense (Comando Patrulla) y la Policía Local, identificó a 114 personas, 68 vehículos y 21 motocicletas. También hubo un aprehendido por “amenazas”, seis por resistencia a la autoridad y otro apresado por “resistencia a la autoridad y lesiones graves”. Entre los automotores se secuestraron quince automóviles cuyos conductores dieron positivo a la medición de alcoholemia, y otros dos por falta de documentación. Entre las motocicletas se incautaron dos por alcoholemia alta de sus tripulantes y otra por falta de papeles. En total se efectuaron 65 mediciones.
Personal del Destacamento de Conesa dependiente de la Comisaría Segunda de San Nicolás, tras arduas tareas investigativas tendientes a resolver un robo a mano armada ocurrido el pasado martes, logró determinar la identidad y dónde se encontrarían los presuntos asaltantes. Ante la información recabada, se realizaron allanamientos de urgencia en distintas localidades.
El primer operativo fue en una vivienda ubicada en el camino rural de la estancia “La Ramona”, localidad de J. B. Molina (Santa Fe), donde se procedió a la aprehensión del principal sospechoso del robo y el secuestro de una escopeta marca Boito, calibre 16, una escopeta sin marca, calibre 16, una carabina calibre 22, marca Mahely, con cargador, una escopeta calibre 18 y una escopeta doble caño calibre 16. En el allanamiento intervino el Juzgado Penal nro. 1 de Villa Constitución, según exhorto solicitado por el Juzgado de Garantías nro. 1 de San Nicolás.
En Conesa
Asimismo, se efectuó otro allanamiento en un domicilio de calle Santa Fe s/n de la localidad de Conesa, donde se procedió a la aprehensión de otro de los investigados y se secuestró un envoltorio de Casco Hawk, que se habría utilizado durante el asalto. Finalmente, y también en la vecina localidad bonaerense, los agentes aprehendieron a un tercer supuesto integrante de la banda a quien se le incautó una soga de nylon blanca y negra, elemento de interés para la causa. Interviene la UFI nro. 4 San Nicolás.
El robo podría ser como cualquier otro tipo de robo común y corriente, pero lo que preocupa en este caso y llama poderosamente la atención es el nivel de atrevimiento del delincuente que, sin importarle si había o no gente, se coló en una vivienda del barrio José Ingenieros para robar una bicicleta en medio del living. “Esto fue anoche, yo ya me había acostado, era la una, estaban mi sobrina y la hija de ella en el comedor, una mirando tele y la más chica con la computadora. La puerta de adelante estaba sin llave, porque como estaban ellas levantadas se confiaron; además, yo dormía en habitación de adelante y mi hermano en la de atrás”, comentó a nuestro medio Fabián, dueño de la bicicleta sustraída.
La vivienda mencionada se encuentra por calle Álvarez, entre Bustamante y José Ingenieros. “En ese momento de descuido entra alguien por la puerta de entrada, que es el living, y se lleva la bicicleta que se encontraba allí. Evidentemente han tocado el picaporte, que estaba sin llave. Últimamente, ya veníamos sintiendo que dos por tres tocaban el picaporte para probar si estaba abierto. Yo duermo en la pieza que da a la entrada y en varias ocasiones sentí que lo tanteaban. Entraron y la sacaron. Justo en ese momento la nena de cuatro años siente ruidos y ve que estaban con la bici, y se pensó que era yo porque dijo “tío, tío”, y ahí vio que no era yo cuando el ladrón levantó la cabeza y observó que tenía la cara tapada. Por lo que nos dijo que era una persona de pelo negro y piel trigueña. Allí la nena le avisa a la mamá. Empezaron a los gritos, yo salto de la cama y salí a tratar de agarrar al ladrón, pero ya no vi a nadie”, comentó.
Además de la valiosa pérdida, lo que queda es una sensación de angustia, de sentirse indefensos en el propio seno del hogar y sabiendo que a los delincuentes no les importa si hay alguien o lo que pueda pasar de encontrarlo cara a cara, y ni hablar si es con los seres queridos. “Fue impresionante el atrevimiento del ladrón, porque no le importó que hubiera gente. Las luces estaban prendidas, se sentía la televisión y aun así abrió la puerta y se llevó la bicicleta que estaba a mano. Mas allá de lo material que fue la bicicleta y que es una bicicleta cara, está el hecho de que hubieran entrado a casa, con una criatura que lo tuvo de frente, pero por suerte no pasó nada. Esto nos genera una fea sensación de sentirnos expuestos al saber que hubo gente dentro de casa sin importarle que estuviéramos. Siempre tenemos la precaución de cerrar con llave, pero ya te digo, como estábamos allí, mi sobrina con la nena, era la una de la mañana, nunca pensaría que se nos meterían”.
Fabián ofrece recompensa por la bicicleta. Aquel que tenga información sobre la misma, comunicarse al teléfono: 336 4526164.

Días pasadas se produjo un hecho de abuso de armas y amenazas en zona norte que tuvo en vilo a las fuerzas policiales. Este episodio fue denunciado por la victima en fiscalía con intervención de la UFI Nro. 2.

A raíz de este episodio personal del gabinete criminológico de la Comisaria Tercera se abocó a la investigación. Tras recabar datos en la zona y entrevistarse con testigos los agentes del orden pudieron determinar quién sería el autor de las amenazas calificadas y donde residiría. Asimismo la información obtenida daba a conocer que el mismo también se dedicaría a la venta de drogas.

Con todos los datos presentados en mesa de trabajo se solicitó un allanamiento a la UFI interviniente el cual fue avalado por el juzgado de garantías.

Allanamiento
Efectivos de la Comisaria Tercera y Comando de patrulla realizaron el operativo solicitado en una vivienda ubicada en intersección de las calles Luisa de Núñez y Gil Medina, donde se procedió a la aprehensión de un sujeto de 53 años y al secuestro de 197 gramos de marihuana compacta, una picadora, una balanza y dinero en efectivo por el monto de $96.000. Al detenido se le iniciaron actuaciones por “Abuso de arma, infracción a ley 23.737 y tenencia con fines de comercialización”.
Detenido
Asimismo en el marco de investigación de un hecho caratulado “Robo calificado por uso de arma de fuego”, con intervención UFI n°1 San Nicolás, personal de la Comisaría Tercera, juntamente con personal de la DDI San Nicolás, lograron identificar al presunto ladrón y donde residiría.
Fue en calles Dámaso Valdez y Fontella en plena vía Pública, donde los efectivos visualizaron al sospechoso y tras demorarlo y corroborar su identidad procedieron a la aprehensión del mismo, un sujeto de 35 años, quien seria partícipe de ilícito mencionado.

Momentos de verdadero terror fueron los que vivió una joven de 21 años en su casa de calle Moriconi a la altura aproximada del 1300 cuando se hizo presente en su domicilio su ex pareja, que la dobla en edad, y totalmente fuera de sí.

La joven ya estaba asustada de las actitudes del padre de su hija, de hecho ya había antecedentes, pero no esperaba que se presente de esa forma en su domicilio. El hombre, con los estados alterados, la amenazó y quiso llevarse a la hija que tienen entre ambos. La muchacha, prevenida ante una situación similar, presiono el botón antipánico esperando una respuesta salvadora.

El pedido de auxilio llegó a buen puerto y rápidamente efectivos de la Comisaría Segunda y Comando de Patrullas se presentaron en la vivienda y procedieron a la aprehensión del sujeto de 42 años, quien quería llevarse a su hija pequeña sin la autorización de la madre.
Asimismo tras corroborar los datos del aprehendido en la base de información de la policía se pudo establecer que el mismo registra pedido de “Captura Activa” del 3 de octubre, justo un día antes, a requerimiento del Juzgado Correccional n° 1 San Nicolás, por el delito de “Amenazas Agravadas”. Se iniciaron actuaciones por “amenazas y captura activa” con intervención de la UFI n° 4 San Nicolás.
EL NORTE

Deja un comentario