Luego del anuncio, Brasil y Argentina le bajaron el tono a la creación de una moneda conjunta