Hoy vence el plazo para que la provincia de Buenos Aires acuerde el pago de un bono y evite el default el 5 de febrero

A las 13 horas se sabrá si la provincia de Buenos Aires alcanzó la adhesión del 75% de los acreedores del bono BP21 para postergar hasta mayo el pago del capital.

El resultado que obtenga el gobierno de Axel Kicillof con el BP21 tendrá un impacto en la renegociación de la deuda nacional.

Llegó el día más desafiante para Axel Kicillof desde que asumió como gobernador. Hoy a las 13 se sabrá si la provincia de Buenos Aires consiguió la adhesión del 75% de sus acreedores para postergar hasta el mayo el pago del vencimiento del bono BP21 por USD 250 millones aunque, en concreto, habrá que esperar hasta el 5 de febrero para dar cuenta si entra en default o no.

Fuentes del gobierno bonaerense indicaron a Infobae que tanto Kicillofcomo su ministro de Economía, Pablo López, mantienen un “diálogo permanente” con los bonistas para llegar a este porcentaje mínimo para cambiar una cláusula de este título público.

Cabe recordar que el 14 de enero, Kicillof y López presentaron en conferencia de prensa la propuesta para renegociar con los acreedores el pago de la amortización de USD 250 millones correspondientes al bono BP21, que fue emitido en 2011 por el entonces gobernador Daniel Scioli.

Las posibilidades de aceptación por parte de los tenedores del bono es improbable teniendo en cuenta que hasta hace tres días el nivel de aprobación era de apenas 26%.

La “propuesta” a los acreedores de postergar el pago del capital fue presentada por el gobierno bonaerense el 14 de enero.

El gobernador bonaerense y ex ministro de Economía durante la segunda gestión presidencial de Cristina de Kirchner culpó al gobierno de María Eugenia Vidal por la probable cesación de pagos. Explicó que si bien el BP21 fue emitido durante el gobierno de Scioli, Vidal endeudó de tal forma a la provincia que complicó el pago de este vencimiento.

En otro orden, Hernán Lacunza, ex ministro de Economía de Vidal, aseguró que la provincia tiene fondos para afrontar el pago. En un hilo de seis tuits, el ex funcionario le respondió a Kicillof que la deuda total de la provincia era algo menor al nivel de 2015 y que en el peor de los casos, ignorando deudas “ocultas” del gobierno de Scioli, había aumentado 1.800 millones, unos 100 dólares por habitante de la provincia, contra obras públicas por USD 6.000 millones. Los vencimientos podían pagarse “para encarar una negociación integral”, señaló, aunque reconoció que el peso de la deuda en divisas había aumentado del 60 al 80% del total debido a la devaluación del peso frente al dólar.

El ex ministro de Economía Hernán Lacunza (derecha) junto con el actual ministro de dicha cartera, Martín Guzmán (izquierda).

El ex ministro de Economía Hernán Lacunza (derecha) junto con el actual ministro de dicha cartera, Martín Guzmán (izquierda).

El mercado descuenta que habrá default, y por eso los precios del bono representan del 35% del original, y en caída. La duda que tienen es hasta qué punto un default bonaerense complicará la renegociación de la deuda nacional. El problema para Kicillof es que si se confirma el default, los tenedores de otros títulos de la provincia podrían pedir la aceleración de los pagos, siempre y cuando reúnan un alto porcentaje de adhesiones.

Según un análisis reservado que circula en el sistema financiero, la probabilidad implícita en el BP21 de que haya default en unos días es de 70%, frente al 20% que existía a principios de este mes,cuando el bono operaba en USD 70 (antes de la oferta de reperfilamiento por parte de la Provincia). Por lo tanto, aunque los inversores tomaron como real la advertencia de una cesación de pagos que realizaron en conjunto la Provincia y la Nación, aun así no aceptaron la propuesta de Kicillof, pese al escaso tiempo que resta hasta el deadline de hoy.

Este informe indica que seguramente los fondos de inversión que litigaron contra la Argentina hasta 2016 preferirán volver a los tribunales antes que aceptar un acuerdo de resultado incierto.

El mayor riesgo se materializaría si la Nación no logra avanzar en una reestructuración exitosa o si hay dilaciones en el tiempo, dejando de lado la posibilidad de que la Provincia se suba, dice un informe de EcoGo.

“La opción de pagar en tiempo y forma con fondos propios evitaría el escenario de un default unilateral ante la negativa de los acreedores a postergar la obligación, aunque implicaría un daño a la credibilidad de la Provincia una vez que se afirmó que no hay posibilidad de pagar. Si la Provincia evita el default después de la amenaza y la Nación reestructura en forma amigable, se reducen los incentivos de los tenedores para iniciar una negociación con la Provincia para reestructurar el resto de la deuda», indicó un informe de la consultoraEco Go que dirige la economista Marina Dal Poggetto.

Y destacó que el mejor escenario para la Provincia consistiría en lograr la aceptación de la propuesta de postergación del pago, ganando tiempo a la espera del avance de las negociaciones de la Nación, que actuarían como señal y referencia para las demás provincias que elijan reestructurar.

“El mayor riesgo en este punto se materializaría si la Nación no logra avanzar en una reestructuración exitosa o si hay dilaciones en el tiempo, dejando de lado la posibilidad de que la Provincia se suba” al acuerdo de la Nación, aumentando las chances de un default», concluyó el estudio.

Versiones encontradas

No hay que perder de vista que esta semana la provincia ofreció adelantar USD 7 millones para convencer a los acreedores de postergar su pago y evitar el default y dijo haber obtenido el consenso de un “importante número” de bonistas para posponer el pago hasta mayo y evitar caer en default.

Las versiones del mercado dicen todo lo contrario. Además,Infobae pudo saber que un grupo de acreedores le propuso a Buenos Aires que haga un pago parcial del bono 2021 para no caer en default. Los bonistas se comunicaron con el ministerio de Economía provincial para proponerle “una solución lo menos costosa posible para la provincia y para los acreedores”.

En tanto, los tenedores del BP21 formaron un “comité de acreedores” con el asesoramiento financiero de Mens Sana Asesores, del argentinoMarcelo Delmar, y BroadSpan Capital, y contrataron a los estudios de abogados Arnold & Porter, como asesor internacional y, en el ámbito local, a Bruchou, Fernández Madero y Lombardi, estudio en el que trabajó cuatro años Sergio Chodos, flamante representante argentino ante el FMI.

En cuestión de horas se sabrá si la provincia de Buenos Aires logró acordar con los acreedores la postergación del pago a mayo o si, de lo contrario, pergeña un plan que le permita convencer a los bonistas antes del 5 de febrero, fecha en la que de no pagar sus obligaciones, entraría en default.

INFOBAE

Deja un comentario