Después de tres años, los fieles vuelven a llevar la imagen de la Virgen de Rosario a San Nicolás

Radio Libertad San Nicolás

Tras un parate de tres años como consecuencia de la pandemia, la peregrinación Rosario-San Nicolás, que lleva la imagen de la Virgen María hasta el Santuario de nuestra ciudad, vuelve a marchar, y se espera que el público supere la convocatoria de años anteriores.

La salida está prevista para este sábado, a las 15, desde Ayacucho y Arijón, en Rosario, para arribar a San Nicolás a las 7 de la mañana del domingo.

En esta ocasión, el lema será «Guiados por María, caminemos juntos, al encuentro de Jesús».

«El lema tiene dos objetivos principales: el primero tiene que ver con el reencuentro luego de no poder marchar dos años seguidos, y lo de «juntos» es un pedido especial del obispo, para que nos volvamos a unir como Iglesia y marchemos todos en el mismo sentido», explicó Sofía Fernández, quien forma parte de la organización.

Es que la última peregrinación había sido el 7 de septiembre de 2019, con una asistencia superior a las 100 mil personas.

Después, la irrupción del coronavirus frenó todas las actividades multitudinarias, y la gran convocatoria a San Nicolás tuvo que esperar.

Este año, arranca con fuerzas renovadas, para llegar a destino y escuchar la misa a cargo del arzobispo de Rosario, monseñor Eduardo Martín.

En cuanto a las intenciones, «Por la paz social en la Argentina» y «Por la salud de los enfermos» serán las principales, aunque después están las intenciones que cada uno lleva.

Las vocaciones sacerdotales y la familia siempre están entre ellas.

Antes de dirigirse a Ayacucho y Arijón, lugar donde se congrega la mayoría de los peregrinos, la imagen de la Virgen será llevada por distintos hospitales y sanatorios de Rosario: Centenario, Heca, Maternidad Martín, sanatorios Plaza y Rosendo García, entre ellos.

A las 10.25 está prevista la concentración en la catedral, en Buenos Aires y Córdoba, lugar y horario en que se da formalmente por iniciada la caravana.

Después de un nuevo recorrido por distintas instituciones de salud, la imagen llegará a las 13 a Ayacucho y Arijón, para esperar más peregrinos y comenzar a las 15 la procesión.

Como ocurre todos los años, los creyentes irán a agradecer y a pedir. La salud, el trabajo, la vivienda y los afectos están siempre entre las prioridades.

También habrá seguramente menciones a la pandemia, agradecimiento de los sobrevivientes.

En los 60 kilómetros que separan el punto de inicio y el imponente santuario, hay previstas cuatro paradas oficiales: Pueblo Esther, a las 17; Arroyo Seco, a las 20; Pavón, a las 23, y Villa Constitución, a la 1.30 de la madrugada del domingo.

Después, quedará el trecho hasta San Nicolás, donde la caravana llegará a las 7. La caminata, como siempre, se hace sobre la traza de la ruta provincial Nº 21.

La caminata es larga. Algunos, sobre todo adultos mayores y personas con bebés, hacen trayectos menores de manera simbólica.

Pero para el tranco largo, los organizadores recomiendan caminar con alguien conocido siempre, usar calzado cómodo (incluso, medias de recambio), llevar abrigo para la noche y gorra o algo para proteger la cabeza del sol, ir con un vaso térmico para abastecerse de las bebidas que se brindan en los puestos, y botella de agua para recargar en el camino.

La organización depende de la arquidiócesis de Rosario. Pero habrá un despliegue amplio de fuerzas de seguridad y servicios de salud, especialmente convocados.

Las direcciones de Tránsito, la policía con las comisarías de las distintas localidades, el Sies y los municipios serán de la partida. Los organizadores calculan que, a lo largo de todo el recorrido, y con personal de distintas zonas y dependencia, puede haber unas 700 personas involucradas en la logística.

Ignacio Blanch, referente principal de la organización, contó que esta peregrinación se vive «con mucha ansiedad, primero por el reencuentro después de tres años y además por la situación que atraviesa el país. Siempre decimos que este acontecimiento marca el termómetro de la realidad social, y creemos que este año la convocatoria será directamente proporcional a las necesidades de la gente».

Blanch dijo que esperan una enorme participación de los fieles. «En las últimas convocatorias, calculamos una concurrencia de entre 150 mil y 200 mil personas, a la que obviamente nunca se ve toda junta, porque están los que se suman, los que van quedando y los que hacen trayectos más cortos», contó.

En los 30 años de historia que lleva el acontecimiento, este es el tercer año en el que la peregrinación no se hace.

La primera vez fue en 2010, por el conflicto en la empresa Paraná Metal, y los dos restantes fueron 2020 y 2021, por la pandemia.

Este sábado será del día del reencuentro para una de las manifestaciones de fe más imponentes del país (fuente: lacapital.com.ar).

EL INFORMANTE

Deja un comentario