Vecinos de barrio Somisa denunciaron en nuestro medio que un grupo de jóvenes rondan por las viviendas del barrio espiando por los patios y tratando de colarse para robar. Rápidamente se dio aviso a la policía, quienes realizaron un operativo cerrojo para dar con los mismos, que finalmente lograron escapar. Advierten a la ciudadanía que tenga cuidado.

Iván Mahrer van den Steen, de 24 años de edad, denunció en la noche del domingo que había sido agredido físicamente por un empleado de seguridad en la puerta de acceso al parador Playa Blanca, ubicado en el Paseo Viva el Río. El joven asegura que el agresor apareció de la nada y lo golpeó sin ningún motivo. El hecho tomó estado público por las redes sociales y hoy fue confirmado en sede policial. Se inició una causa por lesiones leves.

El hecho denunciado se produjo en las primeras horas de la noche del domingo en la puerta de acceso al parador Playa Blanca ubicado en el Paseo Viva el Río. Quien radicó la denuncia fue Iván Mahrer van den Steen y su caso tomó estado público por una publicación en facebook que hizo el padre de uno de sus amigos que estaba en el lugar donde se produjo el incidente.
El posteo fue realizado por Oscar de los Ríos y en su transcurso contaba la situación vivida: “Anoche -por el domingo- tipo 21:30, mis hijos con amigos fueron a Playa Blanca, cuando estaban por entrar, un patovica de la entrada sin previo aviso le tiró una trompada (será que no le gustó la cara) que Lucas alcanzo a esquivar, pero Iván el amigo no tuvo esa suerte le rompieron la cara. Justo 2′ más tarde pasaba de casualidad por el lugar, al ver a Iván todo ensangrentado, me pare a ver qué pasaba, vi a los patovicas burlándose y provocarlos, y dejando pasar a todas las personas que antes no dejaban entrar por protocolo (será que no querían testigos). A mí tratando de decirme que habían hecho lío, cosa que es mentira. Me asesore muy bien de eso. De todas maneras nada justifica la acción, parece ser, que el ser patovica les da derecho a todo, y de ninguna manera es así. No pueden agredir e incitarlos a la violencia, Ojalá quien tenga que hacer algo lo haga y no quede en la nada, como si nada hubiera pasado. Mañana puede pasar algo peor”.
“No estábamos haciendo nada”
Iván es un joven que durante muchos años de su vida vivió en Ramallo, ahora se encuentra estudiando en Chile, y regresó para pasar unos días de vacaciones junto a sus seres queridos. El domingo fue con unos amigos fueron a pasar la tarde a la zona del Paseo Viva el Río y cuando se hizo de noche intentaron ingresar al Parador Playa Blanca a tomar algo. Estuvieron durante unos minutos esperando poder hacerlo y en un determinado momento se acerca desde el interior del parador un amigo suyo que trabaja allí para saludarlo e instantes después se produjo la agresión, según la denuncia radicada por Iván.Hoy, en la esquina de Rivadavia y M. de Clark de Villa Ramallo, mientras esperaba un turno para tomarse una placa radiográfica sobre su rostro para saber si había sufrido algún tipo de lesión ósea a raíz del golpe que recibió, le contó a EL NORTE su versión de los hechos. “Estaba junto a unos amigos esperando nuestro turno para entrar al parador cuando aparece otro amigo que trabaja en el lugar. Cuando él se acerca vamos a saludarlo y ahí apareció el patovica. Sin mediar palabra le tiró una piña a otro chico que estaba conmigo, pero le erró y después me pegó a mí. Realmente me sorprendió porque no estábamos haciendo nada y este tipo salió de la nada”, contó Iván ante EL NORTE aún sorprendido por un ataque que no esperaba.Sostiene que con posterioridad a la agresión cayó al piso, sus propios amigos lo ayudaron a levantarse mientras perdía sangre de sus fosas nasales por el golpe y ahí se produjo un ida y vuelta de insultos con el agresor y el resto de los patovicas. «Cuando me levanté, entre sorprendido por lo que había pasado y mareado por la trompada, lo comenzamos a insultar porque no entendíamos los motivos del golpe. Ahí se fueron todos para adentro, en ese momento se olvidaron de los protocolos y dejaron entrar a toda la gente, entonces me acerqué a un patrullero que estaba recorriendo la zona para contarles lo que pasó y ellos me mandaron a la comisaría a hacer la denuncia”, dijo con posterioridad.
Iván dice que aún no entiende lo que pasó, porque no conoce a la persona que lo agredió y nunca había tenido durante su vida en Ramallo problemas con alguna persona que pudiese terminar en una agresión. “La verdad que todavía no entiendo porque me pegó y espero que esto no termine acá. Alguien se tiene que hacer responsable del mal momento que pasé y espero que este tipo de situaciones no se produzcan nunca más”, declaró al cerrar el contacto con EL NORTE.
Como consignó EL NORTE ayer, una camioneta EcoSport fue arrollada por un tren en el cruce de Ponce de León y las vías. Por suerte ni el conductor de 53 años ni su hijo de 19 resultaron heridos, a pesar de la magnitud del accidente. Cerca de ahí, en Alurralde y las vías, a raíz de un llamado al 911, efectivos policiales procedieron a la aprehensión de dos hombres de 40 y 29 años, y de un menor de 16 años, quienes momentos antes habrían sustraído nueve de tuercas de la rueda de la camioneta que horas antes había colisionado con el tren, que debido al lugar del hecho no se pudo retirar. Se iniciaron actuaciones por tentativa de hurto.

En horas de la madrugada de hoy Brian Alderete, un interno de la unidad penal de 22 años que se encontraba en la sala Covid del Hospital San Felipe, se escapó de la custodia, iniciándose un impresionante operativo en la ciudad. El joven fue encontrado escondido en una vivienda de calle León Guruciaga, en barrio San Francisco.

El pasado 27 de diciembre Brian Alderete fue detenido tras un allanamiento en una vivienda de calle Alberdi, acusado de haberle disparado en la zona lumbar a Franco Arce de 18 años, el cual fue internado de gravedad.El acusado se encontraba alojado en un pabellón de la cárcel cuando debido a una infección en una muela debió ser trasladado de urgencia al hospital San Felipe para su tratamiento. Allí se tomó conocimiento de que el joven además tenía Covid, por lo que se iniciaron todos los protocolos de seguridad, siendo alojado en una sala especial para su recuperación.
En la madrugada de hoy, ante un descuido del custodio, el detenido logró escapar del nosocomio.
Captura
De forma inmediata se implementó en todo el ámbito de la ciudad un amplio operativo cerrojo y de búsqueda del mismo, centrándose esta última en cercanías de domicilios de familiares y allegados donde podría el fugitivo encontrar refugio y ocultarse de las fuerzas de seguridad. Ya con las primeras luces del día en el patio de un domicilio de calle León Guruciaga al 1100 los efectivos policiales observaron a un sujeto en cuclillas semioculto, reconociéndolo como el evadido Braian Alderete, procediendo a su detención. La UFI Nro. 1 y la delegación de Asuntos Internos investigan el episodio.
EL NORTE